• Marihuana

Marihuana y sexo, ¿buena idea juntos?

Hagamos un ejercicio rápido: ¿qué es lo primero que te viene a la mente cuando escuchas la palabra “placer”? Nosotros lo tenemos clarísimo: comida, marihuana y sexo. Sonará básico, pero te aseguramos que si te detienes a pensar en ello se te ocurren pocas cosas más. Y no, no nos referimos al placer de formar una familia o hacer un viaje (que sí, que también valen) sino del físico, ese que dispara las endorfinas al momento y te hace querer más. Tú sabes bien de lo que hablamos.

Casi siempre disfrutamos de esos placeres por separado, pero a todo buen hedonista se le pasa por la cabeza juntarlos. Y aunque una barbacoa de fin de semana acompañada de tus cogollos preferidos suena apetecible, hoy vamos a dejar la comida de lado y centrarnos en nuestros favoritos: el sexo y la marihuana. ¿Será buena idea juntarlos? ¿La cosa se apaga o se desmadra? Vamos a ver qué tal.

Marihuana: un afrodisíaco desde tiempos antiguos

marihuana-y-sexo

El cannabis se usa desde hace miles de años, y muchas culturas ancestrales lo aprovechaban con fines eróticos.

Durante el siglo XIX los serbios creían que podían tratar la impotencia masculina a través de un preparado con cannabis, especias, hojas y raíces. En cuanto a las mujeres vírgenes, lo untaban con grasa de cordero en sus genitales para hacer menos dolorosa su primera relación sexual. También era muy famosa una mezcla de marihuana, clara de huevo, azúcar y azafrán para aumentar la líbido de los amantes.

En la actualidad, la cultura india sigue utilizando la marihuana como parte de sus ceremonias tradicionales. En este caso, la consumen en una bebida llamada Bhang, hecha a base de leche o yogur, almendras y especias. Se le suele dar a las novias en su noche de bodas para incrementar el deseo sexual, y también forma parte de los rituales de sexo tántrico.

3 razones por las que la marihuana y el sexo se pueden llevar bien

Seguro que ya conoces muchos de los beneficios de la marihuana, pero quizás no te has puesto a pensar que los puedas aprovechar para subirle la temperatura a tus aventuras sexuales. Vamos a ver por qué:

Menos molestias

El efecto analgésico y antiinflamatorio de la marihuana resulta muy beneficioso para el sexo. Al fin y al cabo, es lo último que apetece hacer en la cama cuando tienes alguna molestia física. En esos casos la planta puede ayudar a aliviar el dolor crónico y reducir la inflamación muscular, lo que se traduce en un cuerpo listo para una noche desenfrenada.

Sin preocupaciones que reduzcan la temperatura

Muchas veces la mente no termina de desconectar de los problemas y las preocupaciones del día a día, hasta el punto de llevarlos a la cama, donde no son buenos compañeros. En algunos casos, incluso, el encuentro sexual en sí mismo causa miedo e inseguridades, en especial cuando se trata de una nueva pareja. La marihuana puede echar una mano con esto gracias a su efecto ansiolítico, que ayuda a relajar cuerpo y mente para calmar los pensamientos y poder enfocarnos en lo que realmente importa: disfrutar

Mejor disposición para el sexo

A partir de lo dicho, un cuerpo sin dolor y una mente relajada se traducen en un mejor estado de ánimo. Cuando nos encontramos animados y relajados estamos más predispuestos a disfrutar y a probar cosas nuevas. Con ese buen rollo a cualquiera le resulta más fácil desinhibirse y tener una experiencia fluida y a gusto. Además también potencia la sensibilidad, sentidos más agudos y sensaciones más intensas: todo un cóctel para pasarlo bien.

Con marihuana y sexo no todo es color de rosas

A pesar de sus muchos beneficios, el uso de la marihuana en grandes cantidades puede ser perjudicial para el sexo. Todo apunta a que la causa es el Tetrahidrocannabinol (THC), uno de los principales cannabinoides y el responsable de los efectos psicoactivos de la marihuana. 

El THC en altas dosis causa sensaciones de somnolencia, cansancio y mareos, lo que, como te imaginarás, no es lo ideal, para ni para disfrutar, ni para hacer que la otra persona disfrute. Incluso hay estudios que evidencian una correlación entre un descenso en los niveles de testosterona en los hombres y el consumo habitual de marihuana1. Correlación no es causalidad, pero con algo así es mejor pecar de prudentes.

Para evitar todos los lastres sobre el sexo y el bienestar en general, lo mejor es no tentar a la suerte y optar por la marihuana CBD. Con ella disfrutarás de todos los beneficios de la planta sin los efectos negativos que tiene el THC en nuestro organismo, que además es una sustancia ilegal en nuestro país.

Juntar marihuana y sexo pinta como una buena idea siempre que cuides, tanto la calidad como cantidad en el consumo y prestes atención a las señales que te da tu cuerpo. Lo que es un hecho es que desde hace muchos años el cannabis se ha usado como afrodisíaco porque sus efectos positivos llenan la check list que todos necesitamos cuando se trata de una buena fiesta bajo las sábanas: relajación, buen rollo y cero dolores. ¿Se puede pedir más?

  1. Dawley, H., Baxter, A., Winstead, D., Gay, J. (1979). An attitude survey of the effects of marijuana on sexual enjoyment. Journal of Clinical Psychology

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.